Los chalecos antibalas EnGarde protegen a las fuerzas policiales, militares y de seguridad de élite de todo el mundo. Hoy esa protección de clase mundial se ha extendido a un miembro del reino animal. EnGarde®, en cooperación con el Artis Royal Zoo de Amsterdam, adoptó una tortuga pintada de Malasia, residente en el zoológico. La compañía adoptó el animal como parte de un programa de patrocinio corporativo de los esfuerzos de conservación destinados a ayudar a las especies en peligro de extinción.

«Pensamos que adoptar con una tortuga era una alianza natural», bromeó Iwan Luiten, Director de Marketing de EnGarde®. «Élla también usa una armadura y nosotros fabricamos blíndajes. Hacemos un buen equipo, ¿verdad?»

Bromas aparte, la tortuga pintada de Malasia ha sido catalogada como en peligro crítico con solo unas pocas cientos de hembras anidadoras en el mundo. Los hábitos nativos de la tortuga en Malasia, Borneo, Sumatra y Tailandia se han visto amenazados por el calentamiento global, el aumento del nivel del mar y la caza de animales por su carne. Adoptar la exhibición en el Artis Royal Zoo es otra parte del programa de EnGarde de ser un buen ciudadano corporativo.

Además de apoyar los esfuerzos de conservación del zoológico, EnGarde® también ofrece chalecos antibalas para proyectos humanitarios que involucran a personas que trabajan en áreas peligrosas. Los periodistas independientes, con poca o ninguna red de apoyo, arriesgan sus vidas tratando de sacar a la luz atrocidades en áreas fuera del centro de atención principal de los medios de comunicación. Con corresponsales en 150 países y emitiendo más de 1.000 comunicados de prensa cada año, Reporteros sin Fronteras actúa para luchar contra la censura y las leyes destinadas a restringir la libertad de información. Para proporcionar a esos periodistas atrevidos con al menos algo de protección, EnGarde trabaja con Reporteros Sin Fronteras para abastecer a muchos de sus reporteros de campo con el chaleco antibalas Panther PRENSA.

«EnGarde® tiene un compromiso continuo para proteger las vidas de aquellos que se arriesgan», dice Luiten. «Ya sea que esas personas sean guardias de seguridad, agentes del orden público, personal militar o cualquier persona que trabaje en condiciones peligrosas».

Además de proteger vidas humanas, el compromiso de EnGarde® de ser un buen ciudadano corporativo también incluye asegurarse de que al menos una tortuga no termine de espaldas.